Cosas que hacer en Barcelona sin salir de casa: Llama a un stripper

“Como un médico, un librero, o un dealer, hay que tener un stripper de cabecera”, Enric Pardo.

images-2

“¿En serio, vas a llamar a una stripper teniéndome aquí desnuda? No tienes fondo Pardo”.

Los strippers realizan una gran labor social. De hecho voy a seguir guardando mi dinero debajo del colchón hasta que un banco introduzca en su obra social la protección de este colectivo.

Unknown-2

¿Nos desnudamos?

Porque no hay nada más bonito que ver a un ser humano quitándose la ropa. Ahora que hay escuelas universitarias de todo, postgrados de todo, másters de todo, ¿hay alguna escuela de strippers? Y como ocurre en las escuelas de peluquería, ¿si te corta el pelo el aprendiz te cobran menos?

Unknown-1

Quiero que me baile el aprendiz.

La gente tiene muchos prejuicios. Creen que si te ganas la vida bailando y quitándote la ropa no tienes alma. Eso es mentira. Científicos australianos han demostrado que los asistentes al Mobile World Congress son los que no tienen alma.

Unknown-2

Hola, soy Mark Zuckerberg y no me importa una mierda no tener alma. Puedo comprarme una cuando quiera.

Los strippers suelen ser gente sensible, refinada y culta. El problema es que sólo les pedimos que nos bailen y se quiten la ropa al ritmo de música horrorosa que nos puede hacer estallar la vena de la cabeza.

Nayara y yo ganamos una vez juntos al trivial.

Porque sí, amigos, hay que darles una oportunidad a los strippers. Si los tratas con humanidad ellos te devuelven lo que les das multiplicado por mil. Y además se quitan la ropa sensualmente si se lo pides.

Unknown-3

Toni es un experto en Proust. Ahora sale con mi hermana.

Unknown-4

James y yo fuimos juntos a ver “The Dark Knight Rises”. Me explicó lo de la tabla rasa y por qué el giro del segundo acto no termina de funcionar. Ahora sale con mi otra hermana.

Unknown-5

Loretta me enseñó la diferencia entra la época rosa y la azul de Picasso. Ahora sale con mi hermano.

Unknown-6

Claudio y yo salíamos a correr. Ahora es el mejor amigo de mi padre. Le hace la declaración de la renta y le sale a devolver.

Hay mucha gente que oculta su condición de strippers. Tienen una doble vida, su verdadera vocación es bailar y desnudarse, pero la sociedad no les tolera, por eso buscan otra ocupación para ser respetados.

Unknown-1

Berto no quiere hacer cine y televisión, lo que de verdad le mola es bailar claqué y desnudarse. Esto es verdad.

Incluso gente que no te lo esperarías jamás, se visten de mujer y se desnudan cuando no miras.

images-1

¡Nunca dirías de quiénes son estos culos!

BZywa_qIEAEC6cF

Sí, de Miki Esparbé y Paco Caballero. Escriben libros para que la gente les acepte. Mucho talento desperdiciado.

Y sí, la verdadera vocación de Enric Pardo es bailar quitándose la ropa al ritmo de cualquier preciosa melodía de Georgie Dann.

fotovalència

“Hola, soy Enric Pardo y escribo mis Microcuentos desnudo”.

¿Qué quiero decir con todo esto? Que nadie es lo que parece. Que la gente guarda dentro de sí mismo muchos yo-mismos. Que lo bonito de la vida es darle una oportunidad a la gente y que te puedan sorprender. Y si además se desnudan y bailan para ti, ¿no es maravilloso?

images-2

-De mayor quiero bailar.

-Eres igualita que tu madre.

-Y quitarme la ropa.

-Eres igualita que tu madre.

Y hasta aquí nuestra recomedación de esta semana en “Cosas que hacer en Barcelona sin salir de casa”.

Aunque recuerda: siempre es mejor hacer el amor outdoor.

Quién es Enric Pardo

Pero quién es Enric Pardo, se pregunta la comunidad científica. Hay una pestañita arriba del blog que la comunidad científica no ha encontrado en sus visitas (una pista se titula Quien soy). Así que se lo voy a poner fácil colgándoles ésta bio-entrada. Les deseo más suerte en la búsqueda definitiva para erradicar la alopecia.

fotovalència

Dios sabe lo mucho que necesito esa cura.

Enric Pardo estudió en la ESCAC, pero antes de eso vivió 18 años en Castelló-Onda-Benicàssim donde se formó una idea equivocada sobre la vida, a pesar de la buena educación que recibió de sus padres.

Estudió la especialidad de guión porque odiaba madrugar para ir a los rodajes, no porque tuviera ningún talento para la escritura. A pesar de ello, siempre se le solía ver en el set a la hora de la comida, gorreando del catering.

Después de graduarse engañó a varias productoras para que contrataran sus servicios, guionizando programas que fueron absolutos éxitos a pesar de que él no pegaba ni chapa (En l’Aire, Els Buscadors, Autoindefinits).

Rizando el rizo, Escándalo Films lo contrató (demostrando poco criterio) para guionizar los largometrajes: Animals, El club de los buenos infieles y Trash. A pesar de ello, le encargaron en un último intento de enderezarle la Coordinación de guión y el guión de Arròs Covat. En Radio Barcelona aún están pasmados de que Enric Pardo tenga un Premio Ondas por esta serie.

El Terrat lo ficha en 2010 para limpiar los retretes, pero alguien se equivocó y le firmó un contrato como guionista de ficción. Allí desempeña hasta día de hoy sus labores, sin hacer daño a nadie, completamente rehabilitado.

Pero lo más inimaginable está por llegar. La misma ESCAC donde estudió lo ficha como profesor de guión y le ofrece el cargo de Jefe de Departamento de Ficción Tv, donde enseña a sus alumnos cómo hacer series. De momento, ninguno de ellos se ha suicidado, aunque no se descarta un Bowling for Columbine en breve.

Pardo, no teniendo suficiente en desmoronar la industria audiovisual de este país, escribe una novela titulada “Todas las chicas besan con los ojos cerrados”, cuyo único valor literario es el prólogo de Berto Romero. Filmax ha adquirido los derechos de la adaptación cinematográfica y él mismo escribe el guión en lo que es sin duda el giro dramático más inesperado desde el asesinato de JFK.

Finalmente, ha perpetrado una segunda novela titulada “Primera Temporada” que será publicada en Abril del 2014 con lo que ya tenemos la fecha definitiva del apocalipsis.

Actualización de última hora: los días impares Enric Pardo escribe su tercera novela de título desconocido para todos los que no son alienígenas.

Berto Romero abandona la interpretación

Después del traumático rodaje del cortometraje 2037, el cómico Berto Romero abandona la interpretación.

Entre lágrimas ha declarado haber tenido una epifanía: “no soy gracioso, mis chistes no funcionan, quiero irme a casa”.

A la pregunta de qué hará a partir de ahora con su vida su respuesta ha sido contundente: “No lo sé, no lo he pensado, no me agobies… gastarme todo el dinero que he ganado con el corto en algún juguete, yo soy así. Igual me compro una cámara”.

923411_10152264012096042_1020583691_n

-¿Me la puedo llevar?

-Berto, es alquilada.

-Entonces me la puedo llevar, ¿no?

El Terrat produce 2037

Berto Romero

Alexandra Jiménez y Berto Romero protagonizan 2037, un cortometraje dirigido por Enric Pardo y producido por EL TERRAT. El rodaje tendrá lugar los días 18 y 19 de enero en la bonita localidad de San Just Desvern, en un polígono industrial en las puertas del infierno.

Alexandra Jiménez, completamente rehabilitada de su alcoholismo ha declarado “estar muy contenta de que la vuelvan a llamar para hacer una comedia, me había encasillado en el papel de madre coraje y madre no hay más que una, ¿habéis visto mi petaca?”.

Por su parte Berto Romero —caído en desgracia desde que se hizo público que miembros de la Academia del Cine recibieron amenazas y extorsiones para votar a su favor en la nominación de los Goya— sabe que está ante la última oportunidad de remontar su desigual carrera y lavar su imagen.

Enric Pardo no necesita presentación. En 2012 revolucionó la literatura con su primera novela “Todas las chicas besan con los ojos cerrados” que será llevada al cine por Filmax y EL TERRAT. Esta primavera publicará su esperadísima segunda novela “Primera Temporada” resucitando a la industria editorial.

“Con 2037 espero comer del catering dos días seguidos, ese es mi reto personal y mi compromiso con mis fans” ha declarado Pardo consciente de que se está convirtiendo en un referente cultural para la Generación BUP.