Hoy me he despertado con un Octubre Rojo

Hoy me he despertado con un Octubre Rojo.

Y ha llegado pronto, porque es 30 de Septiembre, compañeros y compañeras.

Es importante para el futuro de nuestro pueblo que la clase obrera, las clases populares, la gente sencilla y corriente podamos descansar. No, compañeros y compañeras, no es revolucionario despertar a los vecinos a primera hora de la mañana dando gritos por la escalera.

images

Compañeros obreros que estáis reformando la escalera (no, no es ninguna metáfora social, me dirijo a vosotros, a los compañeros obreros que estáis reformando la escalera de mi casa) no es en absoluto solidario, ni fraternal, ni revolucionario despertar a gritos a los camaradas que vivimos en este humilde edificio. Si es algún tipo de lucha de guerrillas, os estáis equivocando, la propietaria rentista no vive en esta finca, la propietaria rentista no ha bajado de la Diagonal en su puta vida. Aquí somos todo gente sencilla, con nuestros vicios como dormir, pero gente humilde al fin y al cabo.

Porque compañeros obreros, sí se puede hacer una revolución silenciosa, no hace falta despertar a los compañeros y compañeras que duermen. Unidos somos fuertes, pero dormidos lo somos más. La lucha de clase será con café o no será. Aspiramos a asaltar los cielos, pero no los asaltaremos a estas horas. Queremos algo mejor para nuestros hijos, pero no podemos prometer un futuro mejor con legañas. La revolución proletaria necesita de ocho horas de descanso. Compañeros obreros que lanzáis andanadas de gritos a primera hora de la mañana, el lema decía “la imaginación al poder” no “el puto subconsciente al poder“, compañeros, no el puto subconsciente.

Que este octubre rojo sea muy revolucionario, camaradas, como todos los octubres, pero por favor, que nos pille dormidos…

…hasta la victoria final y tal.

Tuve un sueño premonitorio

Tuve un sueño premonitorio.

En su momento no le di ninguna importancia, sueñas con personas que te rodean y en esos sueños esa gente hace cosas buenas, hace cosas malas y hace cosas normales y extrañas. En los sueños uno puede ver a alguien como realmente es, o justo lo contrario, como una persona totalmente ajena a la imagen que uno cree tener de él. En realidad, los sueños no tienen ninguna lógica y eso es lo maravilloso, que son como la vida deformada por ti.

imgres

Sin embargo, de vez en cuando los sueños te dan pistas acerca de la realidad. Durante el día recopilamos información sobre gente con la que topamos, son millones de datos que se acumulan en nuestro cerebro y a los que no damos importancia. Pero cuando dormimos, nuestro subconsciente repasa todo ese material apilado y nos envía señales de alerta.

Hace unos días, soñé que alguien me hacía una putada.

No le di importancia, pero cuando el otro día esa misma persona me hizo una putada no me sorprendí, recordé el sueño y la encajé con estoicismo.

Sé que tarde o temprano me vengaré en sueños.