Salvador

Dice Javier Cercas en su último libro El punto ciego, que la novela moderna empieza con El Quijote y es asumida mucho antes por el resto de Europa, especialmente por los ingleses y por los franceses mucho antes que por los españoles. Cervantes se inventa una especie de formato contenedor con todos los géneros, en el que cabe toda forma expresiva con un único fin: cambiar la realidad a través de la novela. Es decir, la novela quiere ser un instrumento de transformación social. A la pregunta central que El Quijote plantea: ¿está loco o no está loco Alonso Quijano?, la respuesta de Cervantes no es otra que una superación de ese mundo dogmático y aristotélico de blancos y negros, de síes y noes. Es una respuesta abierta porque el libro es la respuesta. Esa es su forma de transformar la realidad, explicando la complejidad del ser humano y por tanto del mundo.

Unknown

El punto ciego de Javier Cercas.

Leí a Jorge Carrión (creo que en un tuit, así que es posible que lo cite mal) decir que la gran victoria de la novela es que había logrado fagocitar todos los otros géneros de representación (series, cine, teatro, documental, etc.). Ese planteamiento de meter todo lo que uno quiera encajar en una historia con la intención final de transformar la realidad -que es a lo que se dedica la novela- es lo que permite que las artes representativas tengan un espíritu verdaderamente universal.

El pasado miércoles 2 de Marzo, Pablo Iglesias inició su primer discurso en la sesión de investidura recordando a Salvador Puig Antich en el 42º aniversario de su asesinato. A pesar de que muchos no vivimos (por edad) aquel oscuro y condenable episodio de nuestra historia, recordamos la memoria de Salvador con un eco emotivo profundo. Y si así lo vivimos, emocionados por la injusticia, fue gracias al poder transformador de la realidad que no reside en la política, sino en la novela, y por tanto en el cine, en las series, en las historias.

Espero que Manuel Huerga, Lluís Arcarazo y Francesc Escribano (en cuyo libro Compte enrere. La història de Salvador Puig Antich está basada la película) se sientan infinitamente felices, han conseguido lo que muy pocos consiguen: inspirar la transformación de nuestra realidad y hacerla un poco mejor a través de su obra.

Salvador.

Spotlight

El 2 de febrero escribí en mi twitter (@theEnricPardo) acerca…

…de Spotlight.

1) Muy buen cine adulto comercial ‪#Spotlight. Pulso narrativo extraordinario, profundidad, arquitectura perfecta, actores de traca.

2) Cine de periodistas, un género un poco en desuso. Adopta formas clásicas y es justo lo que la narración pide: 0 alardes, siempre smile.

3) Tuve la sensación de estar viendo una pieza de museo, casi de arqueología. No podía dejar de preguntarme si esa historia…

4) …se podría contar en la actualidad? Es decir, ¿cuántas redacciones de periódicos, cuantos ‪#spotlight han sucumbido a la crisis del…

5) …periodismo? ¿Cuántas a la crisis económica, y a la crisis del modelo de negocio tradicional del papel?

6) Los personajes son un poco de una pieza, pero supongo que es lo que ocurre cuando vienes de chuparte horas y horas de tv*.

7) La vuelta al formato cine, lo que más se resiente es la poca profundidad en la construcción de personajes que te permiten las dos horas.

8) La tesis sobre la que se construye el discurso es compleja, con varias capas de lectura y absolutamente adulta.

9 y Fin) Los católicos son una banda criminal organizada que se dedica a abusar de los niños y no hay que mirar hacia otro lado y tal.

Y hoy 1 de Marzo, sólo añadiría el aviso a navegantes que dan estos Oscars. Podemos entrar a discutir si representan algún tipo de tendencia, o no. Todo el mundo conoce la cantidad de atropellos que la historia de los premios ha cometido, y a mismo tiempo la cantidad de buenas películas ganadoras. Sin embargo, no puedo dejar de resaltar el hecho de que Spotlight haya resultado ganadora del Oscar al mejor guión original y -casi que por adición- al de mejor película.

*Aquí hablaba de series, no de televisión tipo HMYV.

Mientras seamos jóvenes

Frances Ha estaba llena de gracia, belleza, ligereza, frivolidad y al mismo tiempo densidad emocional, personajes llenos de matices y complejidad. Es decir, todo aquello que se espera de una comedia cotidiana o película de personajes. Por este motivo tenía muchas ganas de ver Mientras seamos jóvenes, su siguiente película.

Escrita y dirigida por Noah Baumbach.

Baumbach escribe una historia que empieza muy, muy bien. Y es de justicia reconocer que no es hasta la mitad de la película que todo lo que ha construido con situaciones, chistes y personajes empáticos lo lanza por la borda de la peor manera posible: demostrando que todo lo que tiene que decir sobre el tema que aborda es pacato, absurdo y de persona mayor.

Mientras seamos jóvenes trata de una pareja de cuarentones que conoce a un veinteañero y se quedan fascinados por el abismo generacional que les separa y sus diferencias: su idealismo, su frivolidad, su juventud en definitiva. Este punto de partida detona un saco de situaciones divertidas sobre ese choque de trenes cultural y generacional. Pero es cuando tiene que recoger todo lo que ha sembrado que Baumbach en lugar de hablar de los trepas y la ambición -que es el verdadero tema de la historia- decide hablar de toda una generación de millenials demostrando no saber absolutamente nada sobre ellos. Baumbach se retrata como un abuelo cascarrabias que pega gritos porque los niños le han despertado de la siesta  jugando a la pelota.

Decía el escritor y guionista William Goldman que lo que los mejores directores de la historia sabían sobre la vida cabía en un pequeño vaso de agua. No sé como de grande será el vaso de sabiduría de Baumbach, pero desde luego no se cuenta entre los mejores directores de la historia.

Sólo tres cositas-XI

Primera cosita: En ocasiones me gusta ir a las bibliotecas. Suelo ir con el firme propósito de documentarme para algún texto que estoy escribiendo, pero en realidad todo lo que puedo encontrar allí ya está en Internet. Lo que realmente me gusta de las bibliotecas es el sonido. Ese silencio respetuoso, ese hablar bajito, no tanto para no molestar como para que no parezca que lo que dices no está a la altura del silencio. Sin embargo el otro día me encontré a dos señores hablando en voz baja mientras leían un MARCA periódico deportivo. Hablaban de la Final de la Champions que ganó anoche el Barça. Discutían, no sobre el partido, sino sobre si era legítimo estar en una biblioteca hablando de fútbol y si los periódicos deportivos merecían tener un espacio en las mesas de lectura. En definitiva, se debatían apasionadamente y en voz baja sobre una gran cuestión: ¿es el fútbol cultura?

Uno de ellos no lo tenía demasiado claro, y fue a buscar el diccionario de la RAE donde definen la cultura como “conjunto de conocimientos e ideas no especializados adquiridos gracias al desarrollo de las facultades intelectuales, mediante la lectura, el estudio y el trabajo“.

-Según la RAE, por tanto, el fútbol no debería ser cultura, a esos chicos les dan un balón con doce años y los apartan de la lectura, el estudio y el trabajo -dijo. El otro respondía: “sí, pero leen los partidos, estudian a los rivales, y trabajan todos los días en sesiones dobles de entrenamiento”. Argumentaba incluso, que a veces, el fútbol podía ser un arte. Messi, decía. Messi, apostillaba. Su compañero argumentó, de manera definitiva, que Velázquez, Goya, Schopenhauer, Kafka, Spielberg, o Beethoven nunca hicieron el pena de esta guisa:

Unknown-1

El fútbol es cultura. Las ruas no. 

Segunda cosita: Lo que seguro que es cultura CULTURA es el primer largometraje como guionista y directora de la actriz Leticia Dolera: Requisitos para ser una persona normal. Se estrenó el pasado jueves y es una historia deliciosa, muy bien narrada, sobre las cosas que necesitamos para ser felices y las que no. Todo en la película es un homenaje al ser humano, a nuestras complejidades emocionales, a nuestras contradicciones y a conocerse a uno mismo para saber qué es lo que realmente necesitamos para estar a gusto con lo que somos y podemos llegar a ser. La peli tiene un feel good contagioso y está ejecutada con maestría. El guión está lleno de inteligencia, la puesta en escena es sobria y buen rollera al mismo tiempo, y no hay un sólo actor que no esté tremendo. En especial, Miki Esparbé que va haciendo números para dejar de ser nuestro amigo porque tiene la agenda tan ocupada bordando los mejores papeles de nuestra ficción que ya no tiene tiempo de leerse ese texto que has escrito para él. Ya ni hablemos de quedar para tomarse unas cañas.

Unknown

Esto sí es CULTURA.

Tercera cosita: No me gustaría estar en el pellejo del director creativo de la agencia de publicidad que lleva a esta marca:

A que acojona.

Sólo tres cositas-VI

Primera cosita: Una de mis palabras favoritas es: Retrete.

Unknown

Desde aquí escribe Marhuenda.

Retrete es una palabra preciosa de escuchar en boca de un francés, porque está llena de erres. Además suena muy parecida a una palabra catalana: retret, que significa reproche. Y muchas veces, a partir de un reproche es cuando las cosas se tuercen y terminan yéndose a la mierda.

Me gusta utilizar la palabra retrete en frases como estas:

“Tu padre está en el retrete“.

“Tu padre todavía sigue en el retrete“.

“Haz el favor de llevarle a tu padre el periódico al retrete y comprobar que esté vivo”.

Segunda cosita: Cuando alguien os pregunte para qué sirve Internet decidle que Internet es la nueva ágora. Un espacio virtual que puede cambiar el espacio real. Internet es el único lugar en el que todos los ciudadanos del mundo somos iguales, dónde podemos erigirnos en defensores de las más grandes injusticias, dónde una voz sumada a otra, puede hacer caer un régimen o cambiar la realidad a mejor.

images

Gracias amigos del Bouzu por leer este blog y poner una cantidad de soja razonable para acompañar el sushi.

Tercera cosita: Si tienes 9€ tienes un tesoro. Si tienes un tesoro puedes ir al cine. Si no sabes qué ver, te recomiendo:

Unknown-1

Es una maravilla de película.

No os diré que es la mejor película del año porque estamos en Abril, pero sí que os diré que dejaréis de buscar “cómo saber si estoy embarazada” en google.